Psicología. Terapias

Terapia Individual
Hoy día nos encontramos inmersos en una sociedad en continuo cambio, con numerosas y diversas exigencias, sociales, laborales, familiares, personales, etc.
En momentos determinados, podemos sentirnos insatisfechos, perdidos, sobrepasados por la situación en la que nos encontramos, con la sensación de no ser nosotros mismos, comportándonos de forma distinta a como solíamos ser. Este es un indicativo de que nuestro equilibrio emocional se está viendo afectado negativamente, para estos casos, la terapia psicológica esta especialmente indicada.

 La terapia psicológica individual ha demostrado ser sumamente eficaz en los siguientes casos:

  • Ansiedad y ataques de pánico
  • Angustia
  • Baja autoestima
  • Bloqueos
  • Crisis de identidad
  • Déficit de habilidades sociales
  • Dependencia emocional
  • Depresión
  • Dolor crónico
  • Duelo
  • Estrés
  • Fobias
  • Insatisfacción vital
  • Inseguridad
  • Inestabilidad emocional
  • Mobbing: Acoso laboral
  • Problemas interpersonales
  • Problemas sexuales
  • Obsesiones
  • Trastornos del sueño
  • Trastornos de personalidad
  • Trastornos de alimentación
  • Trastornos psicosomáticos

 

Terapia Infantil y adolescente
Los hijos son una parte muy importante de nuestra vida. Es normal desear lo mejor para ellos y preocuparnos cuando les ocurre algo o les vemos sufrir, eso indica que nos importa. Consultar con un profesional puede orientarnos hacia la mejor solución.
Tanto los niños como los adolescentes necesitan una terapia específica para su edad desde un abordaje integral de los problemas que presentan, a nivel tanto personal, como familiar y escolar.

Estos problemas pueden presentarse desde muy corta edad, en etapas muy importantes para el futuro desarrollo del niño o adolescente.
Cuando a un niño le pasa algo que está afectando a su pleno desarrollo, no siempre sabe explicar lo que le ocurre y acudir en busca de ayuda, por ello, los padres, familiares y círculo próximo han de estar atentos a las posibles señales que nos puedan dar, por ejemplo, que se comporte de forma agresiva o irritable sin motivo aparente, comience a comportarse de forma distinta a como lo haría normalmente, esté demasiado callado, especialmente inquieto, que llore fácilmente o que nada le interese, estas son algunas de las señales que nos pueden indicar que su hijo/a le está pidiendo ayuda, juntos podemos ayudarle. 
 La terapia psicológica ha demostrado ser sumamente eficaz en el tratamiento de los siguientes problemas en infancia y adolescencia:

Infancia

  • Ansiedad, Tics, Manias.
  • Fobias, Miedos.
  • Problemas de comportamiento: Bajo autocontrol, Desobediencia, Ira, Agresividad, Rabietas.
  • TDAH: trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad.
  • Problemas de aprendizaje.
  • Problemas del desarrollo.
  • Tartamudez.
  • Celos, Envidias.
  • Timidez, Introversión.
  • Problemas de alimentacion.
  • Control de esfínteres: Enúresis, Encopresis.
  • Cambios en su comportamiento.
  • Problemas del sueño: Insomnio, Pesadillas, Terrores nocturnos.

Adolescencia

  • Problemas de identidad.
  • Baja autoestima, Inseguridad.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Déficit de habilidades sociales.
  • Aislamiento.
  • Bullying: Acoso escolar.
  • Trastornos de la alimentación: Anorexia, Bulimia.
  • Problemas de conducta: Agresividad, Ira, Impulsividad, Falta de autocontrol, Desobediencia.
  • Problemas escolares: Orientación académica y profesional, Técnicas de estudio, Fracaso escolar, Falta de motivación, Ansiedad ante los exámenes.
  • Consumo de sustancias.
  • Adicciones: redes sociales, movil, internet, etc.
  • Conflictos con la familia.
  • Problemas del sueño: Insomnio.

También tenemos experiencia en el tratamiento de todos estos problemas en niños y adolescentes con discapacidad intelectual o trastornos generalizados del desarrollo.

Terapia Familiar
Esta terapia tiene como objetivo mejorar la comunicación y las relaciones de un sistema familiar, observando su comportamiento como un conjunto, ya que las conductas de los miembros de la familia afectan y condicionan las respuestas y comportamientos de los demás.
 Una familia está compuesta por distintas personas interrelacionadas que desempeñan distintos roles, estas interrelaciones consiguen una armonía y equilibrio familiar, aunque hay que tener en cuenta que cada miembro ha de pasar por distintos momentos evolutivos, lo cual afecta e interfiere en las relaciones y comportamientos con el resto y viceversa, pudiendo en ocasiones generar conflictos que la familia como unidad no sepa cómo afrontar, bien por diferencias de opiniones a la hora de afrontar el problema o  por no disponer de las herramientas necesarias para solucionarlo, esto da lugar a conflictos familiares internos, repercutiendo negativamente en el clima familiar.
La terapia familiar se muestra como una herramienta útil a la hora de solucionar este tipo de situaciones, se trabaja desde una perspectiva en la que la familia se ve como un sistema, por lo que se evita culpabilizar a nadie concreto ayudándoles a tomar conciencia de unidad y de cómo, de manera inconsciente influimos y modulamos el comportamiento de los demás miembros.
La terapia se centra en un enfoque positivo, encontrando y señalando las fortalezas familiares para superar la situación como un grupo. Con la terapia se introducen cambios en el funcionamiento habitual generando nuevas estructuras en las interrelaciones familiares, de forma que los cambios conduzcan hacia el equilibrio familiar.
La terapia familiar esta especialmente indicada en los siguientes casos:

  • Problemas de comunicación.
  • Procesos de separación o divorcio de los padres.
  • Resolución de conflictos de convivencia
  • Recuperación de la normalidad tras la superación de una adicción por parte de un miembro de la familia
  • Falta de límites.
  • Desequilibrios en la estructura familiar.
  • Conductas violentas y desafiantes en adolescentes

Terapia de pareja
La pareja es la persona a la que más exigimos y de la que más esperamos, contamos con tener su apoyo, comprensión e indulgencia. Con el ritmo de vida actual estamos sometidos a mucho estrés (exigencias laborales, expectativas sociales, etc.) con lo que no es difícil que al llegar a casa, volquemos todo ese malestar acumulado y ambas partes se sientan incomprendidas y distanciadas.
 Cuando comenzamos a percibir que no nos entendemos, que discutimos por todo, que no nos ponemos de acuerdo en nada, que tenemos intereses diferentes, etc. es momento de pedir ayuda.
 Tras evaluar y analizar las características concretas de cada caso, se trabaja con la pareja como un equipo, ambas partes han de comprometerse con la terapia y apostar por la pareja, buscamos los puntos fuertes y los potenciamos para mejorar la relación, centrándonos en el momento actual se introducen cambios en los hábitos necesarios para mejorar la convivencia y romper con las "rutinas" e interacciones negativas que dificultaban el equilibrio, regenerando y focalizando la relación hacia los aspectos positivos  que promuevan una mejor comunicación, una aceptación plena de la pareja y una resolución de conflictos más satisfactoria.
En otras ocasiones la pareja ya ha decidido finalizar su relación, la mediación psicológica es de gran ayuda para hacer que dichos trámites sean llevados de una forma menos traumática tanto para la pareja como para el entorno.
Los problemas más comunes para los que está especialmente indicada la terapia de pareja son:

  • Problemas de comunicación.
  • Momentos evolutivos diferentes en la pareja: Cambios en los intereses o demandas, necesidades distintas.
  • Resolución de conflictos: ligados a la convivencia o puntuales pero de gran impacto.
  • Procesos de separación o divorcio.
  • Celos, infidelidades.
  • Distanciamiento.

 

 
 
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid con número de registro CS9630